El túnel de lavado automático de locomottoras en el déposito de locomotoras de explotación de Cheliábinsk se prepara para la conservación invernal

7.10.2011

Es capaz de pulir una locomotora eléctrica en 50 minutos

- Creo que vamos a trabajar una semana más, - cuenta el operador técnico Artyom Abrosimov. – Normalmente cuando se establecen las temperaturas nocturnas bajo cero, cerramos enseguida. Justo la mañana después de las primeras heladas. En el sistema hay muchas tubuladuras finas, si el agua se hiela allí, y el túnel de lavado se pone en marcha, llevará al deterioro de las mangueras. Ya que los equipos son italianos, imagínese cuánto tiempo habrá que buscar las piezas de repuesto y cuánto vendrán a costar.

El túnel de lavado lleva funcionando cuatro temporadas y todo este tiempo Artyom y dos compañeros suyos se ocupan del mantenimiento y administración de este. Para ejercer el trabajo de los operadores técnicos los muchachos tuvieron que examinar detenidamente durante cuatro meses el sofisticado funcionamiento del sistema. Les enseñaron los italianos, representantes de la compañía productora, durante el período de la instalación del complejo de lavado en el año 2008. Entonces el túnel de lavado se abrió a principios de otoño y funcionó solo un mes y medio hasta la conservación de invierno.

Cada turno de un operador técnico dura 24 horas. Durante estas horas unas 5-6 locomotoras pasan por el túnel de lavado. Su funcionamiento no se para hasta por la noche. Para completamente  limpiar una locomotora del ensuciamiento se necesitarán aproximadamente una hora y 10 kilos de reagentes químicos. Las locomotoras eléctricas se lavan con una solución ácida y las locomotoras diesel – con una solución alcalina. Para cada tipo de locomotoras el operador llena los especiales compartimentos del complejo de lavado con el reagente correspondiente. Después se fija el programa en el panel de control. Sus parametros dependen del tipo de locomotora que va a lavarse: la que funciona con el sistema de unidades múltiples o "una mitad”. Luego una especial portada de marco con rociadores empieza a moverse a lo largo de la locomotora pulverizando la solución ácida o alcalina. Cuando vuelve en su posición inicial, en la portada se ponen en marcha los cepillos y esta repite su curso. En el final de lavado la misma portada de marco se mueve a lo largo de la locomotora la tercera vez pulverizando el agua bajo alta presión para quitar toda la suciedad.

- Tengo presupuestos para cada locomotora eléctrica o diesel, - continúa contando de su trabajo Artyom Abrosimov. -  Tienen calculadas con mililitros precisos las cantidades de soluciones y su precio. Por ejemplo, lavar la locomotora eléctrica ChS7 cuesta 7107 rublos. Una locomotora diesel viene a costar unos tres mil para el ferrocarril. Claro que ni se comparan con los precios en los túneles de lavado para automóviles. Ahora tenemos menos trabajo, estamos preparando para la conservación. Vamos a abrir la próxima primavera. Como siempre, en abril.

Fuente: el periódico «Gudok»


Archivo de noticias

© 2012 — ÒekhStroyÌontazh

Casa de negocios «Pavlovskiy», c/ Truda,
edificio 82-À, oficina 701 (sala de recepción),
454091, Cheliábinsk, Russia